Lección 4. Vinagre

El vinagre es un ácido y puede actuar como un fijador de colores en el jabón saponificado en frío. Cuando saponificas aceites y grasas con un álcali como la sosa cáustica, se producen reacciones químicas que crean jabón. Durante este proceso, es posible que los colores se desvanezcan o se alteren.

Agregar vinagre al proceso de saponificación en frío puede ayudar a preservar los colores de los pigmentos o aceites esenciales que agregues a tu jabón. El vinagre tiene propiedades ácidas que pueden ayudar a estabilizar los colores y evitar que se desvanezcan o cambien durante el proceso de saponificación.

Por lo general, se recomienda agregar vinagre en una proporción de alrededor del 1-3% del peso total de los ingredientes.

Es importante recordar que el vinagre se añade al agua utilizada para diluir la sosa cáustica, antes de mezclarla con los aceites o grasas para iniciar la saponificación. Se recomienda mezclar el vinagre con el agua antes de agregar la sosa cáustica para ayudar a prevenir una reacción violenta y peligrosa.

Es importante tener en cuenta que el vinagre puede acelerar el proceso de saponificación, por lo que es posible que necesites trabajar más rápido para verter y moldear tu jabón antes de que se vuelva demasiado espeso.

Cómo ya te he comentado, cada pigmento trabaja a su aire. Aquí puedes ver que el utilizar vinagre, en unos pigmentos no afecta para nada y, en otros, se obtiene un color diferente o, un color más intenso.

error: Content is protected !!